martes, 17 de junio de 2008

El teléfono

-"Si no se ve la sierra, no puedes tener conexión ADSL, si tu casa estuviera en lo alto del pueblo quizás sí ."
Ayer los oporarios de telefónica cambiaron la caja de conexión telefónica en el pueblo. Según logré entender todo este despliegue de medios, es simplemente para que en caso de que hubiese tormenta podamos reiniciar el equipo y volver a conectarlos sin molestarles a ellos.
De cualquier modo supongo que esto es un pequeño avance más. Aquí decimos que todos somos iguales, aunque "unos mas iguales que otros"
Aunque las ondas de los móviles, parece que aún se resisten a llegar a Unlugarenelpasado, cada casa ya cuenta con un teléfono fijo y cualquier década de estas, nos llegará conexión a Internet, es cuestión de tiempo,...o de fe.
Cuando era pequeña en el pueblo había solo un teléfono para todos los vecinos que estaba en casa de la señora Sofía. Cuando llamaban mis hermanos ella te venía a avisar: - en diez minutos te llaman los chicos . Corriendo se bajaba a su casa a esperar a que volviesen a llamar, sin olvidar las 10 pesetas que había que pagarle por el servicio.
Cuando eras tú quien quería llamar, la señora Sofía ponía en marcha el contador y una vez colgado el auricular, ella multiplicaba los pasos por el importe y te decía cuanto era.
Como yo por aquel entonces estaba convencida de que siempre cobraba en demasía, un día decidí pagar una conferencia de más de trescientas pesetas, todo en monedas de una. Si bien cierto es que ella una por una las contó delante de mi, cierto es tan bien que las guardó en un bote de cristal y durante más de un año, cada vez que me tenía que dar las vueltas, lo hacía con mis propias monedas.